Saber mirar
Comentarios (0)

Hemos creído en el amor de Dios

EROS Y AGAPE

Hemos creído en el amor de Dios

ÍTACA

En busca del paraíso perdido: Esta es la cuestión

MARX

El hombre no es la consecuencia de una intención propia, de una voluntad, de una finalidad, con él no se hace el ensayo de alcanzar un ideal de hombre, o un ideal de felicidad o un ideal de moralidad….El hombre es un fragmento de la fatalidad...

El concepto de Dios es la gran objeción contra la existencia. Nosotros negamos a Dios, solo así redimimos al mundo

Todo lo que obra obra por un fin, que es su bien

El último fin es lo que se desea como acto más propio y perfección última, es decir, como aquello que completa nuestra personalidad, que actualiza nuestras potencialidades más hondas, la plenitud de la vida.

Por eso lo que desea como último fin se toma como regla de vida y configura nuestro carácter y nuestras conductas, de tal manera que una personalidad se puede comprender sobre todo a partir de aquello en que ha constituido su último fin, que da dirección a su vida.

Raniero Cantalamessa

La secularización del amor consiste en separar el amor humano, en todas sus formas, de Dios, reduciéndolo a algo puramente “profano”, donde Dios está “de más” e incluso molesta.

El amor sufre una nefasta separación, no sólo en la mentalidad del mundo secularizado, sino también en el lado opuesto, entre los creyentes y en particular entre las almas consagradas. Simplificando al máximo, podríamos formular así la situación: en el mundo encontramos un eros sin agape; entre los creyentes encontramos a menudo un agape sin eros.

EL HOMBRE ES IMAGEN DE DIOS

ESTA SÍ ES CARNE DE MI CARNE
ESTA SÍ ES CARNE DE MI CARNE. Con la misma dignidad y vocación

  • La vocación del ser humano es el amor
  • Su camino de crecimiento es el amor
  • Su meta es amar eternamente
  • Venimos a este mundo con una sola tarea: aprender a amar
  • Al atardecer… el examen versará sobre el amor
* * * *

EROS SIN AGAPE

EROS SIN AGAPE

El eros sin agape es un amor romántico, muy a menudo pasional, hasta la violencia. Un amor de conquista que reduce fatalmente el otro a objeto del propio placer e ignora toda dimensión de sacrificio, de fidelidad y de donación de sí. No es necesario insistir en la descripción de este amor porque se trata de una realidad que tenemos a diario ante los ojos, de la que se hace propaganda martilleante por parte de novelas, películas, series televisivas, internet, revistas llamadas “rosa”. Es lo que el lenguaje común entiende, actualmente, con la palabra “amor”.

Eros y ágape




PABLO NERUDA


Si no fuera porque tus ojos tienen color de luna,
de día con arcilla, con trabajo, con fuego,
y aprisionada tienes la agilidad del aire,
si no fuera porque eres una semana de ámbar,
si no fuera porque eres el momento amarillo
en que el otoño sube por las enredaderas
y eres aún el pan que la luna fragante
elabora paseando su harina por el cielo,
oh, bienamada, yo no te amaría!
En tu abrazo yo abrazo lo que existe,
la arena, el tiempo, el árbol de la lluvia,
y todo vive para que yo viva:
sin ir tan lejos puedo verlo todo:
veo en tu vida todo lo viviente.

El amor objeto
No necesitan conocerse. Sólo habilidades eróticas

El amor objeto

El amor posesivo no necesita buscar el bien del otro, encuentro íntimo ni conocimiento.


EL ANTIGUO Y EL NUEVO TESTAMENTO DESVELARON SUS ERROES

  • Nunca rechazaron el “eros”
  • Pero sí la falsa divinización que lo deshumaniza
  • Lo priva de su auténtica dignidad divina
  • Las prostitutas no eran ni son tratadas como seres humanos ni personas.
  • Son personas de las que se abusa. No diosas
  • El “eros” ebrio e indisciplinado degrada al hombre y a la mujer

EL CRISTIANISMO OFRECE FELICIDAD, NO UN INSTANTE DE PLACER

  • El “eros” necesita disciplina y purificación
  • Ha hecho posible el amor, lo ha saneado.
  • Dos modos falsos de amar: sólo cuerpos, sólo espíritus
  • Porque somos cuerpo y espíritu. Somos personas

El amor personal o amor saneado

  • Exige donación y entrega•Exclusividad
  • Para siempre
  • El amor tiende a la eternidad
  • Ansía el bien del amado
  • Necesita: ascesis, renuncia, purificación y recuperación.
  • Encuentro y comunicación
EROS SIN AGAPE

Eros y ágape

PEDRO SALINAS

“Con todo lo tuyo menos tú”.

Tú no puedes quererme:
estás alta, ¡qué arriba!
Y para consolarme
me envías sombras, copias,
retratos, simulacros,
todos tan parecidos
como si fueses tú.
Entre figuraciones
vivo, de ti, sin ti.
Me quieren,
me acompañan. Nos vamos
por los claustros del agua,
por los hielos flotantes,
por la pampa, o a cines
minúsculos y hondos.
Siempre hablando de ti.
Me dicen:
«No somos ella, pero
si tú vieras qué iguales!»

Tus espectros, qué brazos
largos, qué labios duros
tienen: sí, como tú.
Por fingir que me quieres,
me abrazan y me besan.
Sus voces tiernas dicen
que tú abrazas, que tú
besas así. Yo vivo
de sombras, entre sombras
de carne tibia, bella,
con tus ojos, tu cuerpo,
tus besos, sí, con todo
lo tuyo menos tú.
Con criaturas falsas,
divinas, interpuestas
para que ese gran beso
que no podemos darnos
me lo den, se lo dé

Eros y ágape



¡Qué entera cae la piedra!
Nada disiente en ella
de su destino, de su ley: el suelo.
No te expliques tu amor, ni me lo expliques;
obedecerlo basta. Cierra
los ojos, las preguntas, húndete
en tu querer, la ley anticipando
por voluntad, llenándolo de síes,
de banderas, de gozos,
ese otro hundirse que detrás aguarda,
de la muerte fatal. Mejor no amarse
mirándose en espejos complacidos,
deshaciendo
esa gran unidad en juegos vanos
mejor no amarse
con alas, por el aire,
como las mariposas o las nubes,
flotantes. Busca pesos,
los más hondos, en ti, que ellos te arrastren
a ese gran centro donde yo te espero.
Amor total, quererse como masas.

PLENITUD DEL AMOR

Eros y ágape

  • Ni veneno ni vicio
  • Todo amor viene del Amor
  • “El amor crece a través del amor.
  • El amor es « divino » porque proviene de Dios y a Dios nos une
  • nos transforma en un Nosotros, que supera nuestras divisiones
  • hasta que al final Dios sea « todo para todos »
  • Para siempre
  • El amor tiende a la eternidad

BLAS DE OTERO

LUEGO


Cuando te vi, oh cuerpo en flor desnudo,
creí ya verle a Dios en carne viva.
No sé qué luz, de dentro, de quién, iba
naciendo, iba envolviendo tu desnudo

amoroso, oh aire, oh mar desnudo.
Una brisa vibrante, fugitiva,
ibas fluyendo, un agua compasiva,
tierna, tomada entre un frondor desnudo.


Te veía, sentía y te bebía,
solo, sediento, con palpar de ciego,
hambriento, sí, ¿de quién?, de Dios sería.


Hambre mortal de Dios, hambriento hasta
la saciedad, bebiendo sed, y, luego,
sintiendo, ¡por qué, oh Dios!, que eso no basta.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies