Documentación
Comentarios (0)

Bioética y acción social

Cómo afrontar los conflictos éticos en la intervención social

José Carlos Bermejo

INTRODUCCIÓN (Nota 1)

La experiencia de trabajo en el mundo de la intervención social nos permite descubrir la conflictividad ética que está presente en multitud de situaciones concretas. Pero descubrimos también que no hay demasiadas experiencias de análisis de estas cuestiones en el trabajo social, que no existe tradición de debate ético en la acción social ni instancias constituidas a tal efecto.

Desgraciadamente no es suficiente el interés que la bioética está prestando, tanto a la dimensión social como a los problemas éticos que se dan cita en la intervención social, y en los contextos donde los recursos son, además de limitados, escasos.

Bioética y acción social

Sin duda, deliberar en medio de las dificultades éticas en la acción social es un camino que puede favorecer la humanización de este ámbito, tan necesitado de personas hábiles, pero también inteligentes y artistas (sabias) allí donde razones, sentimientos, valores… forman un conglomerado que pide ser iluminado en la búsqueda del bien o del menor mal posible.

1. ¿Qué es ética? (Nota 2 )

La palabra ética proviene del griego éthos, que significa carácter, modo de ser. En ética, cuando hablamos de carácter, nos interesa el sentido moral del término, es decir, el modo de ser estable de una persona desde el punto de vista de los hábitos morales que la caracterizan. Se refiere por tanto al tipo de persona que hemos elegido ser, y no al temperamento, más vinculado con la psicología.

Éthos es lo contrario a páthos, que tiene que ver con todo aquello que nos ha sido dado por la naturaleza, que hemos recibido pasivamente, sin que nosotros connuestro esfuerzo hayamos contribuido activamente a su existencia. Por tanto, el término ética tiene que ver con el ámbito de la libertad, de la autonomía humana, del propio proyecto de vida personal. Pero éthos tiene también una acepción referida a las costumbres como actos concretos y particulares a través de los cuales la persona realiza su proyecto de vida; y no sería, por tanto, solo algo abstracto o general. Así, el carácter se va formando por elecciones particulares que hacemos en nuestra vida cotidiana, a través de las cuales configuramos el tipo de persona que somos.

Ética y moral se utilizan indistintamente, y es porque el término moral proviene del latín, en el que la palabra ética griega se tradujo como mors-moris, que significa costumbre. Aún partiendo de este origen común, hoy se otorgan dos significados distintos a los dos términos, reservándose el término ética para la disciplina filosófica que estudia racionalmente la conducta humana desde un punto de vista normativo (“lo que se debe hacer”); y la palabra moral para referirse a la moral vivida, a los códigos de conducta de una comunidad, sin detenerse necesariamente a la reflexión racional de dichas conductas, siendo sin embargo la moral una fuente de información para la mayoría de los seres humanos, que viven o no íntegramente, sin reflexionar sistemáticamente sobre ello.

Dicho de otro modo, la ética es la parte de la filosofía que reflexiona sobre las cosas que hacemos, su fundamentación y sobre los valores que nos damos; mientras que la moral es la doctrina práctica que ordena comportamientos concretos. Así, por ejemplo, podemos hablar de moral católica, como la doctrina que ilustra los comportamientos concretos de los cristianos católicos.

En definitiva, existe una diferencia entre la moral vivida y la moral reflexionada, siendo esta segunda a la que se refiere el concepto de ética, y siendo este último significado en el que nos basaremos para abordar la cuestión de la ética en la acción social, deteniéndonos, por tanto, a reflexionar sobre lo que sustenta éticamente nuestras intervenciones en el campo de la acción social.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Deliberar en medio de las dificultades éticas en la acción social es un camino que puede favorecer la humanización de este ámbito, allí donde razones, sentimientos, valores… forman un conglomerado que pide ser iluminado en la búsqueda del bien o del menor mal posible

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies