Comentarios (0)

Bioética y acción social

Cómo afrontar los conflictos éticos en la intervención social

José Carlos Bermejo

4. A la búsqueda de un método

4.1. Metodología de la deliberación (Nota 40)

Antes de dedicar estas páginas a encontrar una metodología adecuada para la acción social, hablemos brevemente de la deliberación moral. Siguiendo a Diego Gracia decimos que el objetivo de la deliberación es resolver los problemas concretos, respetando los sistemas de valores, a base de argumentaciones racionales. Deliberar no evita los conflictos, ni supone llegar a un acuerdo siempre sobre el modo de proceder. Sin embargo, deliberar en común es ese intento racional por afrontarlos (Nota 41).

Para deliberar necesitamos un procedimiento, aunque deliberar no es solo el procedimiento. Como dice Gracia: “deliberar es una práctica, una habilidad, que se aprende con el ejercicio. Y, sobre todo, es una actitud, un estilo de vida, que debería aprenderse y ejercitarse desde la niñez” (Nota 42).

En la búsqueda de una metodología para la toma de decisiones en caso de conflicto ético en la acción social, hemos de arrancar de la base de que el trabajo social es también un saber sobre lo particular.

Diego Gracia hace referencia a la política, a la ética y a la clínica médica como saberes sobre lo particular; y por tanto, no científicos, sino técnicos y prudenciales. La prudencia no alcanza sino probabilidad. Por tanto, la toma de decisiones tiene lugaren condiciones de incertidumbre. Esto constituye la “teoría de la decisión racional” de la que habla entre otros Amartya K. Sen.

Desde esta perspectiva, diremos que el/la agente social es también un hombre/mujer que se encuentra en la encrucijada de la decisión. Si establecemos esta premisa, uno de los elementos básicos en la formación sobre trabajo social, creemos que poco avanzado, es el aprendizaje sobre la toma de decisiones inciertas pero racionales (Nota 43). Entre ellas hay decisiones de carácter técnico y otras de carácter ético. Hoy nadie discute ya la importancia de la formación de los profesionales en la toma de decisiones morales (Nota 44).

Una vez que admitimos este previo, hemos de buscar un método, que significa buscar un mapa que indica cuál es la ruta a seguir en orden al logro de un determinado objetivo (Nota 45). Nuestro objetivo es tomar decisiones racionales ante situaciones de conflicto ético en el ámbito del trabajo social. Iluminados por esta búsqueda, no estudiaremos todos los procedimientos de decisión, pero haremos un recorrido por los que nos resultan más atractivos para hallar algún día, y en base a la experiencia, una metodología encarnada desde la deliberación, en torno a los conflictos que surgen en el trabajo social. Repasamos así la teoría de la decisión racional, el principialismo y el método propuesto por Diego Gracia.

Hacemos notar que en el campo de la biomedicina, que es nuestra referencia en este trabajo, los orígenes en la búsqueda de un procedimiento de decisión se remontan a la deontología médica clásica, la ética de situación, los comienzos de la enseñanza universitaria en bioética y la aplicación de la teoría de la decisión racional a la ética médica, de la que uno de los principales exponentes es Howard Brody (Nota 46).


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies