Saber mirar
Comentarios (0)

Solo el encuentro con Dios asienta y multiplica el don de la belleza

Paul Claudel. 6 de ago. de 1868 - 23 de feb. de 1955 (edad 86)

Paul Louis Charles Claudel fue un diplomático y poeta francés. Hermano de la escultora Camille Claudel.

Paul Claudel

Representante principal del catolicismo francés en la literatura moderna, toda su obra, en la que hace alarde, por extraña paradoja, de simbolismo y realismo, complejidad y sencillez, polifacetismo y profundidad, aparece informada por una honda inquietud religiosa en la que supo conciliar la ortodoxia con las inquietudes actuales.

Académico desde 1946, cultivó la poesía lírica en la que utilizó un versículo bíblico en ritmo libre de propia invención

Claves de su personalidad

• Nace en una familia campesina, profundamente católica. Bautizado el 8 de septiembre y ofrecido a la Virgen.

• Tras sus estudios iniciales estudia en París en el Liceo Luis Grandes

• Lee a Victor Hugo, Zola y la Vida de Jesús de Renán. Estudia el evolucionismo de Darwin, el positivismo de Compte y la filosofía de Kant.

• Ni el positivismo ni el determinismo le dan respuesta a la angustia que le ocasionó la muerte de su abuelo.

• Fue en estos años, con 14 de edad, cuando pierde la fe.

Una cita sobre el Liceo que Paul Claudel hizo suya

“Toda la atmósfera de París era deicida. La atmósfera malsana del Liceo, ese cuartel de adolescentes en celo, la fermentación del barrio latino, la fiebre pegajosa, la ciudad alucinada, me soliviantaban el corazón... La lucha por la vida comenzaba implacable, impuesta sobre los débiles hombros de un hombrecito de catorce años. Ningún lugar donde apoyarse. La poca fe provinciana hundida. Los muchachos de esa época escupían encima de ella. Incluso nuestros profesores nos hacían reir a su costa.

Un positivismo materialista, bajo y espeso, extendía su aceite rancio sobre el estanque lleno de peces. El muchacho arrojado al agua, al agua sucia, que le asquea, no se atreve por ese asco a pedir socorro (¿Qué socorro?) cierra la boca y muere”

Romain Rolland

Cita propia

“Los jóvenes que abandonan tan fácilmente la fe no saben lo que cuesta reencontrarla y a precio de qué torturas... Yo solo conocía por Renan la historia de Jesús, y, fiándome de la palabra de ese impostor, ignoraba que jamás se dijera Hijo de Dios... ¡Ah! No necesitaba que nadie me explicara qué era el infierno, pues en él había pasado yo mi “Temporada”. Esas pocas horas me bastaron para enseñarme que el Infierno está allí donde Cristo no está”.

El Jesús de Renan era un maestro de moral que no podía abrir la cárcel de la finitud humana. Paul Caludel renuncia a un dios que no le ofrecía la salvación, a un dios que sólo imponía cargas.

La alegría no es posible- Escribe: Nada soy ni puedo nada. ¿Qué decir? ¿Qué hacer? ¿Para qué emplearé mis manos colgantes? ¿Esos pies que me llevan como los sueños?... ¿Quién soy?... Podría gritar sin fin igual que pía el nido de polluelos durante todo el día cuando el padre y la madre cuervos están muertos” (Tete d’Or)

Un atisbo de esperanza

Antes de la conversión lee a Rimbaud y comienza a asistir a los cursos de Mallarmé. Se reconoce en el grito de ambos poetas. Rimbaud exclamó: La verdadera vida está ausente. Y se identifica con la nostalgia de eternidad de Mallarmé: ¿Hay algúm modo, oh yo, que sabes de amarguras de romper el cristal por el monstruo insultado y de escapar volando con mis alas sin plumas a riesgo de caer toda a eternidad?

“En el hombre hay una necesidad de felicidad espantosa y es preciso que se le de un alimento, pues de lo contrario lo devorará todo como un fuego”. (Cartas inéditas de 1894)

LA CONVERSIÓN
NOCHE DE NAVIDAD 1886
NOTRE DAME

Encuentro con el esplendor de la hermosura al escuchar el Magníficat en el canto de vísperas.

Dios está aquí

Encontrar a Dios exige transformar una vida.

14 años de lucha moral. Y de arreglo mental

La tet D’Or


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies