Cuentacuentos
Comentarios (0)

Señor: ¿por qué no haces algo?

Su voz nos responde

(Adaptado de A. de Mello)

Aquel hombre bueno quería mirar el mundo con ojos limpios y llenarlos de la luz. Pero su corazón sufría porque a su alrededor sólo encontraba motivos de dolor e indignación. Niños enfermos y hambrientos. Mujeres vejadas. Hombres solos y decepcionados, sin esperanza. Actitudes de desprecio, actos de injusticia y de humillación.

No podía comprender. Su corazón se resistía a dar como normal lo que sus ojos le mostraban. Y decidió gritarlo a Dios. La indignación oprimía su garganta:

- ¿Por qué?, exclamó. ¿Por qué consientes todo esto, Señor? ¿Cómo es posible que permanezcas impasible ante tanta muerte y tanto dolor? ¿Es que no vas a hacer nada?

Y después de un largo instante de silencio, escuchó una voz que le hablaba internamente:

- “Te he hecho a ti”.

Te he hecho a ti

En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies