Cuentacuentos
Comentarios (0)

¡Señor, aquí está Juan!

Sólo el Señor sabe qué es lo que nos conviene

Antonio Rojas. ¡Qué sí, que puedes!

Juan es leyenda. Español, sencillo, humilde, bueno, con fe. Juan es leyenda porque, lo que no le ocurre a ningún hombre, todo le salía mal.

- Señor, -oraba ante el Sagrario - mi mujer se muere: ¡sálvala! Murió su mujer.

- Señor, mi hijo enferma, si también se muere, me quedo solo. Señor... Tuvo que celebrar los funerales por su hijo.

- Y ahora, Señor, me pleitean las cuatro pesetas que tengo...

¡Señor, aquí está Juan!
Todos los días pasaba un rato por la iglesia y, postrado ante el Sagrario, susurraba su oración: ¡Señor, aquí está Juan!

Perdió el pleito y se quedó en la calle y sin familia.

- Está visto, Señor, que no sé pedir lo que me conviene; desde hoy solo diré: ¡Señor, aquí está Juan!

Y esa fue su oración mientras duró su crucificada vida.

Todos los días pasaba un rato por la iglesia y, postrado ante el Sagrario, susurraba su oración: ¡Señor, aquí está Juan!

Y cuenta la leyenda que murió tranquilamente y que al llegar a las puertas del cielo se presentó diciendo: ¡Señor, aquí está Juan! Y al momento las puertas se abrieron de par en par.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies