Comentarios (0)

Marco: de los Apeninos a los Andes

GUÍA DIDÁCTICA

Por José Alfredo Elía Marcos

Marco y Toño salen de misa

SECUENCIA 1

(Marco y Toño salen de misa)

TOÑO.- Te has portado muy bien Amedio.

MARCO.- Oye ¿Tú crees que Dios lo puede todo, Toño?

TOÑO.- Pues claro.

MARCO.- ¿Estás bien seguro?

TOÑO.- Naturalmente. Necesito creerlo.

Mamá se fue a la Argentina, y yo le pido a Dios todos los días que se ocupe de ella. No tengo a nadie, sino a Él para pedírselo. A quien rogarle que le ayude y la proteja. Y no sólo a ella, sino a nosotros que estamos aquí ansioso esperando su regreso.

MARCO.- Si. Soy un inútil ¿Verdad?

Ojala pudiera trabajar y ganar dinero para ir a buscar a mamá.

GINA.- ¡Marco! Buenos días Marco

Pescando mientras esperan Marco

SECUENCIA 2

(Toño y Pedro Rossi están pescando en la playa mientras esperan que llegue Marco).

PEDRO.- Marco tarda mucho.

TOÑO.- Estará al venir. ¿Sabes por qué Marco tiene tanto empeño en trabajar? Por Mamá. Si yo la echo de menos, figúrate lo que sentirá él. Estoy seguro que si pudiera, cruzaría el mar a nado para verla.

PEDRO.- Yo también sufro por ella, pero necesito su ayuda para ir adelante con todo. Tenemos que conseguirlo como sea, de lo contrario…

TOÑO.- Se bien lo que quieres decir papa.

PEDRO.- La vida es dura para la gente pobre como nosotros. Cada vez es más difícil encontrar una colocación, y más aún cuando no se es joven.

TOÑO.- Lo comprendo papá, y Marco lo comprende también a pesar de ser todavía tan pequeño. No podemos oponernos a su deseo de trabajar si cree que con ello ayudará a Mamá.

PEDRO.- Todavía es demasiado niño.

TOÑO.- Eso mismo dijiste cuando yo empecé a trabajar. ¿Recuerdas? Además, puede seguir estudiando aunque trabaje.

PEDRO.- Tonio. No hago más que pensar en una cosa. Me gustaría que Marco fuese médico.

TOÑO.- ¿Médico nada menos?

PEDRO.- Quizás sea un sueño, pero seguro que sería un excelente médico con un enorme corazón.

TOÑO.- Seguro que sí. Me gusta mucho tu sueño papá.

PEDRO.- ¿De veras Tonio?

TOÑO.- Si claro. Si eso llega a ser verdad sería un gran triunfo. Uhmm. Mi hermano doctor.

La familia Rossi despide a Toño

SECUENCIA 3

(Está atardeciendo y la familia Rossi se acerca a la estación ferroviaria del puerto para despedir a Toño que se va)

TOÑO.- Debe ser tarde.

MARCO.- Si. Es verdad. El sol se está poniendo.

TOÑO.- El domingo ha pasado pronto.

MARCO.- No lo entiendo. Los domingos pasan mucha antes que los demás días de la semana.

TOÑO.- Tienes razón hermanito. No hay derecho a eso, pero mañana trabajaremos con alegría recordando lo mucho que hemos disfrutado juntos.

PEDRO.- ¿Cuándo vendrás otra vez?

TOÑO.- La semana que viene tengo que hacer un cursillo sobre mecánica. Volveré dentro de dos sábados.

MARCO.- Ven pronto Toño. Estamos tan bien juntos. Quisiera saber que está haciendo Mamá.

TOÑO.- Marco mira. Te regalo a Amedio. Me parece que te quiere más a ti que a mí. ¿Me equivocó?

MARCO.- Muchas gracias.

PEDRO.- Adiós Tonio.

TOÑO.- Adiós Papá. Marco, hasta la vista.

MARCO.- Adiós. Amedio es tuyo también.

TOÑO.- Adiós.

MARCO.- Adiós. Amedio, da igual que seas mío que de Toño. De todas maneras eres uno de la familia.

PEDRO.- Bueno. Vámonos a casa


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies