Cuentacuentos
Comentarios (0)

Sarasate y el viejo violín

No importa lo viejo y destartalado que esté el cuerpo si el Espíritu le da vida

Sarasate
Nunca nadie había logrado arrancar de mi viejo violín unas melodías tan hermosas

Cuentan de Sarasate que en cierta ocasión dio un concierto en el teatro Real de Madrid, que fue como de costumbre un gran éxito. El público le aplaudió a rabiar durante un largo rato.

A la salida, muchos entusiastas del gran músico le esperaban para felicitarle. Había allí también un pobre viejo pidiendo limosna y rasgando su no menos viejo violín. Se acercó a Sarasate pidiéndole limosna. Este se rascó los bolsillos, pero no encontró nada que pudiera dar al pobre mendigo.

Entonces le pidió prestado al mendigo su viejo violín y repitió para los presentes una de las piezas del concierto. Seguidamente se quitó el sombrero y lo pasó entre los presentes. Pronto se llenó el sombrero de billetes que Sarasate puso en manos del mendigo.

Este se echó a llorar de emoción. Sarasate le preguntó el por qué de aquel llanto si había conseguido mucho más de lo que hubiera podido imaginar. Y el mendigo respondió: Nunca nadie había logrado arrancar de mi viejo violín unas melodías tan hermosas.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies