Cine y valores
Comentarios (0)

Profesor Lazhar

De Philippe Falardeau

Profesor Lazhar, Philippe Falardeau

TÍTULO ORIGINAL: Monsieur Lazhar

AÑO: 2011

DURACIÓN: 94 min.

PAÍS: CANADÁ

DIRECTOR: Philippe Falardeau

GUIÓN: Philippe Falardeau

MÚSICA: Martin Léon

FOTOGRAFÍA: Ronald Plante

REPARTO: Mohamed Fellag, Sophie Nélisse, Émilien Néron, Marie-Ève Beauregard, Vincent Millard, Seddik Benslimane, Louis-David Leblanc, Danielle Proulx, Brigitte Poupart, Jules Philip, Louis Champagne, Daniel Gadouas, Francine Ruel, Sophie Sanscartier

PRODUCTORA: Micro_scope

PREMIOS: 2011, Óscars: Nominada a Mejor película de habla no inglesa
2011, Festival de Toronto: Mejor película canadiense
2011, Festival de Locarno: Premio del público
2011, Festival de Valladolid - Seminci: Mejor guión, Premio FIPRESCI


Profesor Lazhar, Philippe Falardeau
La película aborda de forma entrelazada dos grandes cuestiones: la crítica a un sistema educativo que sólo instruye y no educa; y la experiencia del duelo y sus implicaciones

El director canadiense Philippe Falardeau (“Congorama”) escribe y dirige una película original, abierta y simbólica con muchos puntos de interés, y que le valió el triunfo en el último Festival de Valladolid, así como la nominación al Óscar a la mejor película extranjera.

El argumento se desarrolla en un colegio de Quebec en el que acaba de suceder una tragedia: una maestra, Martine, se ha ahorcado en su propia aula mientras sus alumnos estaban en el patio. Los alumnos y profesores están traumatizados por el acontecimiento cuando aparece Bachir Lazhar —interpretado con naturalismo por Mohamed Fellag—, un argelino que llega para sustituir a Martine. Pero el profesor Lazhar también lleva a las espaldas la muerte de sus seres queridos.

La cinta aborda de forma entrelazada dos grandes cuestiones: la crítica a un sistema educativo que sólo instruye y no educa; y la experiencia del duelo y sus implicaciones.

Por un lado, Lazhar llega a un ambiente cultural y pedagógico en el que los niños son falsamente protegidos de la realidad. Así, Lazhar descubre que no puede hablar con ellos de lo que realmente les preocupa, que no puede ni siquiera tocarles y que tampoco debe intentar elevar demasiado su nivel cultural. Lazhar va a tratar de obedecer las normas, pero cada vez le va a ser más difícil ser políticamente correcto.

La película es deliberadamente abierta, todas y en ese sentido es más expositiva que conclusiva. Sin embargo, sí hay un plano final de un abrazo que entronca claramente con otras películas abiertas pero de propuestas antropológicas claras: “Babel”, de Alejandro González Iñárritu, o “Crash”, de Paul Haggis. Ante un sistema educativo contaminado de frío cientifismo pedagógico, el filme propone la urgencia de un encuentro humano, de un “abrazo” en el que acoges y eres acogido con todo tu dolor.

J. Orellana.

Profesor Lazhar, Philippe Falardeau

“Profesor Lazhar” es un film cautivador, intenso, que capta la atención del espectador desde su primera secuencia. El director canadiense plantea un punto de partida impactante; de manera expresa, asistimos a un episodio traumático en el aula de un colegio, un suceso que sobrevuela el resto del metraje y condiciona el comportamiento de todos los personajes que protagonizan el film; al mismo tiempo y de una manera aparentemente casual, conocemos que Bachir Lazhar, sustituto de la profesora fallecida, está intentando sobreponerse al reciente asesinato de su mujer e hijas en Argelia.

Philippe Falardeau entrelaza sutil y elegantemente las tragedias de un profesor con las de sus nuevos alumnos, de modo que el primero, al intentar sofocar el sufrimiento de sus pupilos y de manera casi inconsciente, logra dar su primer paso hacia una nueva vida. En este sentido, el guión del largometraje funciona como una maquinaria perfecta que persigue la redención de sus personajes. Se trata un film construido con mimo y dedicación, sostenido por unos cimientos sólidos como la honestidad y valentía en su tratamiento de la muerte.

“Profesor Lazhar” es una película dotada de una gran ternura y sensibilidad; las relaciones entre sus personajes desprenden una veracidad sorprendente, no solo por las magníficas interpretaciones de sus actores, sino por el delicado tratamiento con que son abordadas.

Asimismo, el cineasta canadiense plantea una serie de reflexiones estimulantes: la idea de afrontar los problemas con decisión y coraje en lugar de barrer debajo de la alfombra, hablar de lo que nos preocupa o nos hace sufrir; buscar en quien confiar y ofrecer confianza como esencia de la relación educativa.

La interpretación de Mohamed Fellag es uno de los grandes éxitos de “Profesor Lazhar”; su rostro desprende una tristeza que inspira confianza y una dignidad que transmite respeto. Asimismo, las actuaciones de los jóvenes actores que le secundan resultan sorprendentes por su naturalidad y su amplia gama de registros.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies