Música y valores
Comentarios (0)

Las horas grises

La creación musical y el sufrimiento

Por Javier Ibarz Gabardós

El sufrimiento, físico, psíquico, o moral, como parte esencial de la vida humana, se integra y trasluce de múltiples maneras en la creación musical

Son numerosos los casos documentados de obras nacidas en medio del sufrimiento, como medio de liberación, grito o respuesta a situaciones de depresión, duelo o enfermedad física. Valgan los casos de la 2ª sinfonía de Schumann, el Requiem de Brahms, o el Cuarteto para el Fin de los Tiempos de Messiaen como ejemplo.

Pero aún es más, hay artistas cuya obra entera está marcada por el sufrimiento, sin el cual ésta sería inexplicable. ¿Qué sería de la obra de Beethoven o la de Schubert si sus vidas no hubieran sido tan fuertemente castigadas por el dolor? Sin duda, multitud de creaciones insustituibles a lo largo de la Historia de la Música nacen de la experiencia del dolor. ¡Y cuántos padecimientos no han aliviado precisamente estas obras en tantas y tantas personas que se han dejado acunar por ellas en momentos de angustia, desesperanza, o duelo! No faltan los cantos de gratitud de los propios artistas ante el poder terapéutico de la música, como el hipnótico “Music for a while” de Purcell o el emocionado tributo de Schubert en “An die Musik”, que hace volar los versos de Rückert: “Du holde Kunst, in wie viel grauen Stunden… hast mich in eine bess're Welt entrükt” (Amado arte, en cuántas horas grises… me has conducido a un mundo mejor).

El poder de la música de acompañar y aliviar el dolor humano, tanto del creador artístico como del contemplador de la obra de arte, que ya subyugara a Platón y Aristóteles, continuará haciendo más llevadera la existencia del hombre generación tras generación, hasta que un día, “en que no habrá más llanto, ni luto, ni dolor”, suene en el Cielo nuevo y la Tierra nueva, un cántico nuevo, música no usada que ningún oído oyó, para alabanza del Supremo Artista.

Music for a While

Music for a while
shall all your cares beguile:
wond'ring how your pains were eas'd
and disdaining to be pleas'd
till Alecto free the dead
from their eternal bands,
till the snakes drop from her head,
and the whip from out her hands.
La Música, por un momento, hechizará a todas tus cuitas: te preguntarás cómo se aliviaron tus pesares y rehusarás complacerlos hasta que Alecto libere a los muertos de sus trabas eternas, hasta que caigan las serpientes de su cabeza


Anónimo flamenco: La cabeza de Medusa (ca. 1550)


Rejoice!

Las horas grises



Rejoice greatly, oh daughter of Zion!
Shout, oh daughter of Jerusalem!
Behold!, thy king cometh unto thee.
He is the righteous Saviour,
And he shall speak peace unto the heathen




¡Alégrate, hija de Sión!
¡Grita de gozo, hija de Jerusalén!
He aquí que tu Rey viene a ti.
Él es el Salvador justo,
y anunciará la paz a su pueblo.






Ich will euch trösten


Ihr habt nun traurigkeit:
aber ich will euch wiedersehen,
und euer Hertz soll sich freuen,
und eure Freude soll niemand
von euch nehmen.
Ich will euch trösten,
wie einen seine Mutter tröstet.
Sehe mich an:
Ich habe eine kleine Zeit
Mühe und arbeit gehabt
Und habe grossen tröst funden.

Las horas grises


Ahora estáis tristes:
pero os volveré a ver,
y vuestro corazón se alegrará,
y vuestra alegría no os la quitará nadie.
Yo os consolaré,
como le consuela a uno su madre.
Miradme:
he tenido por un breve tiempo
cansancio y trabajos
y he encontrando gran consuelo.





Der doppelgänger

Still ist die Nacht, es ruhen die Gassen,
In diesem Hause wohnte mein Schatz;
Sie hat schon längst die Stadt verlassen,
Doch steht noch das Haus auf demselben Platz.
Da steht auch ein Mensch und starrt in die Höhe
Und ringt die Hände vor Schmerzensgewalt;
Mir graust es, wenn ich sein Antlitz sehe –
Der Mond zeigt mir meine eigne Gestalt.
Du Doppelgänger, du bleicher Geselle!
Was äffst du nach mein Liebesleid,
Das mich gequält auf dieser Stelle
So manche Nacht, in alter Zeit?
Tranquila está la noche, las callejas descansan,
en esta casa vivía mi amada;
hace mucho que ella abandonó la ciudad,
pero aún está la casa en el mismo lugar.
Allí hay un hombre que mira absorto a lo alto
y de acerbo dolor se retuerce las manos…
Me horrorizo cuando veo su rostro:
la luna me muestra mi propia imagen.
¡Tú, doble, tú, pálido compañero!
¿Por qué remedas mis penas de amor,
que hace tiempo me atormentaron
tantas noches en este mismo lugar?




Chopin, du Pré

du Pré




Subida al amor

Subida al amor

Mira los aires, alma solitaria,
alma triste que sola vas gimiendo.
Asciende, sube. Amor te espera.
Dios te espera en la cima de tu vuelo.

Aleteante, temblorosa y blanca,
te veo subir entera entre los vientos.
Te vas dorando, solar eres,
Clara y solar sobre los cielos.

Alma sola de Dios junto a su rostro,
rostro de luz que cubre el firmamento.
Inmensa estás dorada en luz naciente.
Inmensa estás la luz de Dios bebiendo.

Cara con cara junto a Dios, contemplas;
Cara con cara yo te veo.
Vida con vida, luz con luz,
cielo con cielo.

Luz de vida, luz de amor
lenta en los aires bajar siento.
Fundida luz de Dios con luz del alma:
¡Oh claridad en el silencio!





Tenebrae factae sunt

Tenebrae factae sunt

Tenebrae factae sunt,
dum crucifixissent Jesum Judaei:
et circa horam nonam
exclamavit Jesus voce magna:
Deus meus, Deus meus,
ut quid me dereliquisti?
Et inclinato capite,
emisit spiritum.

Exclamans Jesus voce magna, ait:
Pater, in manus tuas
commendo spiritum meum

Se hicieron las tinieblas
cuando los judíos crucificaron a Jesús.
Y cerca de la hora de nona,
exclamó Jesús con voz potente:
Dios mío, Dios mío,
¿por qué me has abandonado?
E inclinando la cabeza,
entregó el espíritu.

Jesús, dando una gran voz, exclamó:
Padre, en tus manos
encomiendo mi espíritu.

Louange à l’immortalité de Jésus




Louange à l’immortalité de Jésus























Amado arte...

Du holde Kunst, in wie wiel grauen Stunden
Wo mich des Lebens wilder Kreis umstrickt
Hast du mein Hertz zu warme Lieb entzunden
Hast mich in eine besssre Welt entrückt.

Oft hat ein seufzer deine Harf entflossen,
Ein süsser heiliger Akkord von dir
Den Himmel bessre Zeit mir erschlossen,
Du holde Kunst , ich danke dir dafür.
Amado arte, en cuántas horas grises
en que me atenaza el cruel lazo de la vida
has encendido en mi corazón un cálido amor,
me has conducido a un mundo mejor.

A menudo ha brotado de tu arpa un suspiro,
un bendito y dulce acorde tuyo
me ha mostrado el tiempo mejor del Cielo.
Amado arte, tuyo te doy gracias por ello.

En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies