Comentarios (0)

Implicaciones en la educación afectivo-sexual

Prof. Dr. Aquilino Polaino Lorente
Catedrático de Psicopatología. Facultad de Medicina.
Universidad CEU-San Pablo

La formación de los padres: educar a los hijos en actitudes viriles. Veinte principios para sacar la masculinidad del armario.

A quien se autoengaña hay que ayudarle a reconocerlo y animarle a buscar soluciones y estrategias para salir airoso de la absurda situación en que se hallaba.

1.- Sinceridad: empeñar la palabra y dar ejemplo de coherencia. Cuando se dice algo, ese algo tiene que ser verdadero: nunca se puede engañar. Padres e hijos deben hablar de ello constantemente para posibilitar el diálogo. La idea clara y distinta ha de ser que la verdad está por encima de todo, y que vale la pena morir por ella.

2.- Aprovechar el tiempo y estrujar cada segundo invirtiéndolos en cosas que valen la pena. Atención al tiempo perdido en ordenadores, consolas, Internet, etc.

3.- No claudicar nunca en lo relativo a las propias convicciones. Cuando tenemos una creencia ajustada a nuestra propia razón, debemos respetarla y hacer que sea respetada por los demás, con independencia del contexto en que nos hallemos.

4.- Tener un proyecto de vida, por lo menos a medio plazo (entre 5 y 10 años), con metas fijadas con prudencia, de manera que no estén fuera de nuestra capacidad. Cuanto más ambicioso sea un proyecto y más esfuerzo exija, más altas serán las expectativas.

5.- Evitar el miedo al sufrimiento, el primer miedo que hay que eliminar. Enseñar que en la vida, igual que hay alegría, hay sufrimiento, y cuando llega es preciso acogerlo, asumirlo y, si fuera posible, superarlo.

6.- Enseñarle a soportar la soledad en previsión de situaciones en que pueda fallar el grupo de referencia, y en una sociedad cada vez más individualista en la que es complicado defender las propias convicciones frente a una mayoría.

7.- Hacerles crecer en fortaleza, virtud que hoy se conoce como “resiliencia” –un concepto psicológico de reciente adquisición-, y que no consiste tanto en atacar, como en resistir.

8.- No tener miedo a los conflictos, pero tampoco provocarlos. Cuando una toma de decisiones implique un conflicto, hay que aprender a trabajar y gestionar ese conflicto hasta resolverlo.

9.- No quejarse.

10.- Mejorar e insistir en la capacidad de proteger a los demás.

11.- Fomentar la rebeldía de saltar ante la injusticia que se comete contra uno mismo y contra los otros, sin mirar para otro lado.

12.- Escoger lo peor. Dejar lo mejor para los demás.

13.- Ser fuerte con los fuertes y débil con los débiles. El que ordinariamente la gente sea muy fuerte con el débil y muy débil con el fuerte genera muchas injusticias. Proteger al débil nos hace participar de su debilidad y facilita la comprensión y la empatía.

14.- No autocompadecerse. La autocompasión nos convierte en víctimas, e implica un amor a uno mismo anómalo y la búsqueda de un consuelo en sí mismo, por sí mismo y para sí mismo.

15.- Saber utilizar los aparentes fracasos para aprender de ellos, para crecer y madurar: los fracasos son siempre relativos y, bien aprovechados, se transforman en una oportunidad para hacer que la persona se estire en toda su estatura.

16.- No autoengañarse. Engañarse a uno mismo es antinatural: siempre hay un resto de conciencia que hace sentirse imputable y culpable del mal que se ha hecho. A quien se autoengaña hay que ayudarle a reconocerlo y animarle a buscar soluciones y estrategias para salir airoso de la absurda situación en que se hallaba.

17.- Renunciar a los caprichos y al “carpe diem”.

18.- Sentido de coherencia e identidad entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace.

19.- Aprender a decir “no”, especialmente a lo que tiene que ver con la afectividad y la sexualidad; decir no a la comodidad, al emotivismo, la curiosidad, la dispersión de los sentidos, Internet; decir no a hablar de todo como si de todo se supiera, a hablar sólo de uno mismo y de los propios éxitos; decir no a dejarse corromper.

20.- Alegrarse de ser la persona que se es, del proyecto que se ha elegido, del grupo de referencia y pertenencia identitaria del que se forma parte, afirmar el propio yo y mejorar una formación doctrinal-religiosa que ayude a vertebrar una afectividad más madura, más fuerte, más estable y más consistente.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies