Documentación
Comentarios (0)

Inteligencia y afecto

Notas para una paideia

Cardenal Paul Poupard,
Presidente del Consejo Pontificio de la Cultura,
Murcia, 22 Noviembre 2001.

Inteligencia y afecto
La verdad no es un producto del hombre. El hombre no la crea, sino que la reconoce, y por ello la Verdad no puede ser instrumento de opresión o de dominio.

INTRODUCCIÓN

«Escribir un poema después de Auschwitz es algo bárbaro». Así se expresaba Theodor W. Adorno, uno de los padres de la Escuela de Frankfurt, para indicar la inutilidad de todo esfuerzo racional o estético tras una tragedia de dimensiones tales como la Shoah. Escribir un poema o hacer filosofía parecerían un sarcástico desprecio a la memoria de las víctimas del genocidio o, simplemente, una tarea absurda después del colosal sinsentido de la razón que fue el Holocausto.

De la misma manera, podríamos preguntarnos nosotros si tiene realmente sentido hoy, una disertación académica acerca de principios educativos. Estas disquisiciones lejanas de la realidad cotidiana, ¿no constituirán también un ultraje a la memoria de los muertos en el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York? ¿Hay lugar para un discurso racional ante lo que parece la victoria suprema de la irracionalidad, del absurdo y del sinsentido?

La respuesta es sí, rotundamente. Yo estaría traicionando hoy mi vocación si renunciara a hablar en esta hora triste de la humanidad, si —como dice el reciente Premio Príncipe de Asturias George Steiner— renunciase a usar la palabra humana para tratar de expresar el horror que excede la razón. El cristiano es el hombre del Logos, la Palabra encarnada, por medio de la cual todas las cosas han sido hechas (Jn 1,3), aquélla que da consistencia a todo lo que existe (Col 1,17).

Es precisamente la gravedad de la hora presente la que impone con perentoriedad reflexionar acerca de los fundamentos. Aplicarse con esfuerzo a una búsqueda de racionalidad constituye el mejor homenaje a la memoria de las víctimas.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies