Cine y valores
Comentarios (1)

Copying Beethoven

Copying Beethoven


Género: Drama. Nacionalidad: USA Año: 2006
Director: Agnieszka Holland
Guión: Stephen J. Rivele, Christopher Wilkinson
Reparto: Ed Harris, Diane Kruger, Matthew Goode, Ralph Riach, Joe Anderson, Phyllida Law, Bill Stewart
Producción: Sidney Kimmel, Christopher Wilkinson, Stephen Rivele y Michael Taylor.
Música: Maggie Rodford.
Fotografía: Ashley Rowe.
Montaje: Alex Mackie.
Diseño de producción: Caroline Amies.
Dirección artística: Paul Ghirardani y Lorand Javor.
Vestuario: Jany Temime.



La directora polaca Agnieszka Holland, discípula de Andrzej Wajda, es la responsable de Copying Beethoven, un film en torno a la etapa final de la vida de este compositor, que encarna magistralmente Ed Harris.

Esta excelente película, muy cercana a lo que se debe considerar una obra maestra, supone una inteligente y culta indagación en el significado de la creación artística y en sus relaciones con el misterio del hombre y el de Dios. El film rescata los tres últimos años de vida del compositor, en los que la soledad y una incipiente ceguera no impidieron que creara una de sus obras más emblemáticas, la ‘Novena Sinfonía'.

Copying Beethoven

A partir de situaciones biográficas del intratable Beethoven, el film va diseccionando el alma del músico y revelando tanto su profunda espiritualidad como su lucha interior y sus defectos. El catalizador de esta revelación es Anna, cuya honesta mirada y sensibilidad artística sacan de la soledad al compositor, que ve en ella a un ángel enviado por Dios a su vida. Entre ambos surge una relación como entre dos almas gemelas que comparten vocación y pasión. En este sentido, el film tiene un cierto paralelismo con La joven de la perla, aunque en la película de Agnieszka Holland se profundiza mucho más, y desarrolla lo que allá se apuntaba. Pero si algo sobresale en “Copying Beethoven” es su capacidad para discurrir estética y sensorialmente como un reflejo de los conflictos internos. Holland nos dedica un discurso sobre las dobleces del genio, resueltas con magníficas contraposiciones musicales, sobre la esencia de la música y sobre la inspiración que exalta y perturba a un hombre profundo.

Encarnar a un personaje universalmente conocido y exhaustivamente estudiado como éste es uno de los retos más difíciles para un actor. Y Ed Harris consigue transmitir tanto la fuerza física del personaje como su lucha interior, su compleja sensibilidad. Nos muestra a un Beethoven profundo a la vez que instintivo, e impulsivo, sin ocultar sus defectos de carácter.

Formalmente, la película está supeditada a las partituras de Beethoven, especialmente a la Novena Sinfonía, y viceversa. El músico, que se encuentra en la etapa final de su vida, está dando a luzsu más famosa composición, y ello vertebra la estructura anímica y narrativa del film. De una belleza estética más que notable, las secuencias se organizan con cadencia musical, y los momentos de adagio se alternan con los fortissimo, tanto en lo dramático como en lo artístico. Los encuadres están estudiados al milímetro, así como el montaje, que obedece al compás musical. El trabajo de iluminación es extraordinario, -sirva de ejemplo la portentosa secuencia del estreno de la Novena-; la dirección de actores es muy buena y, de hecho, las interpretaciones de Ed Harris y de Diane Kruger son soberbias y antológicas.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

Enrique Mena

12-11-2015

Correcciones y Afinidades.

NO era ceguera lo que le afectaba, sino sordera. El personaje de Anna Holtz es ficticio, ya que Beethoven no tuvo discípulos, y sirve de "sparring", para que Beethoven pueda dar sus visiones de la música y la vida, que son lo mejor de la película, tanto como filosofía, como obra dramática, dada la intensidad de esos monólogos ante una expectante Anna que lo único que quiere es compositora, como él al que admira por sobre todas las cosas, incluso más que su pretendiente. Digo esto porque me sucede con mi esposa. Lo que me recuerda otra película sobre un compositor: Mahler. Muchas gracias por llamar Agora a vuestra página. Deberían comentar la película homónima con mi otra actriz favorita: Rachel Weisz.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies