Cuentacuentos
Comentarios (0)

Contentarse con poco

Aceptación de la propia vida

Bruno Ferrero

Aspirar a lo más alto
Habría bastado un pequeño tirón y el águila habría vuelto a la libertad como reina del cielo. Pero nunca lo dio

Un águila, cazada por un campesino, vivía atada por una pata en el corral de una granja. No se resignaba a vivir como una gallina cualquiera. Había empezado a dar tirones y tirones a la cuerda que la tenía atada a una fuerte viga del gallinero. Clavaba los ojos en el cielo azul y partía con toda su fuerza. Inexorablemente la cuerda la derribaba a tierra.

Lo intentó y volvió a intentarlo durante semanas, hasta que la piel de la pata quedó toda desgarrada y se le destrozaron las alas. Al final se acostumbró a aquella vida de esclavitud. Después de unos cuantos meses le gustaba, incluso, el pienso de las gallinas. Se habituó a escarbar y picotear entre la basura.

Así no llegó a darse cuenta de que la lluvia del otoño y la nieve del invierno habían llegado a pudrir la cuerda que la sujetaba a la viga. Habría bastado un pequeño tirón y el águila habría vuelto a la libertad como reina del cielo. Pero nunca lo dio.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies