Cine y valores
Comentarios (0)

Calígula

(Albert Camus)

Versión: Televisión española, Teatro de siempre, 25 de octubre de 1971.
Dirección: Jaime Azpilicueta.
Intérpretes: José María Rodero (Calígula), Elvira Quintillá, Manuel Galiana, Ángel Terrón, Valentín Tornos, Pedro del Rio, Anastasio de la Fuente, Estanis Gonzalez, Ramón Corroto.
Calígula
Calígula, hasta entonces príncipe relativamente amable, se da cuenta a la muerte de Drusila, su hermana y su amante, que "los hombres mueren y [...] no son felices".

La obra muestra a Calígula, Emperador Romano, destrozado por la muerte de Drusila, su hermana y amante. En la obra, Calígula finalmente trama su propio asesinato. (Históricamente estos acontecimientos ocurrieron el 24 de enero del 41).

En palabras del propio autor, en la edición estadounidense de su obra de 1957, la obra se resume en los siguientes términos:

“Calígula, hasta entonces príncipe relativamente amable, se da cuenta a la muerte de Drusila, su hermana y su amante, que "los hombres mueren y [...] no son felices". Desde entonces, obsesionado con la búsqueda de lo absoluto, envenenado de desprecio y horror, intenta ejercer, a través del asesinato y la perversión sistemática de todos los valores, una libertad que finalmente descubre que no es buena. Rechaza la amistad y el amor, la solidaridad humana sencilla, el bien y el mal. Toma la palabra los que le rodean, les empuja hacia la lógica, nivela todo lo que está a su alrededor por la fuerza de su negativa y por la furia de la destrucción que conduce su pasión por la vida.

Pero, suponiendo que la verdad sea rebelarse contra el destino, su error consiste en negar a los hombres. No se puede destruir todo sin destruirse a sí mismo. Por eso Calígula desaloja a todos los que le rodean y, fiel a su lógica, hace lo necesario para armar a aquéllos que finalmente lo asesinarán. Calígula es la historia del más humano y más trágico de los errores. Infiel a los seres humanos debido a la excesiva lealtad a uno mismo, Calígula consiente en morir después de darse cuenta de que no se puede salvar solo y que nadie puede ser libre si es en contra de otros.”

Pero, suponiendo que la verdad sea rebelarse contra el destino, su error consiste en negar a los hombres. No se puede destruir todo sin destruirse a sí mismo. Por eso Calígula desaloja a todos los que le rodean y, fiel a su lógica, hace lo necesario para armar a aquéllos que finalmente lo asesinarán. Calígula es la historia del más humano y más trágico de los errores. Infiel a los seres humanos debido a la excesiva lealtad a uno mismo, Calígula consiente en morir después de darse cuenta de que no se puede salvar solo y que nadie puede ser libre si es en contra de otros.”

Albert Camus

La lógica del poder absoluto, que salta por encima del bien y del mal, que no quiere detenerse ante ningún límite, porque el poder, si es poder, ha de ser absoluto, sólo tiene un fin: la destrucción.Uno de los aspectos principales de esta obra genial es el lugar de la moral, como necesario cauce para la libertad humana cuya máxima expresión es el poder. Si no existe un límite natural para el poder, entonces éste pretenderá necesariamente  –siguiendo la lógica de la autoafirmación de toda voluntad de poder- lo imposible. Pero al mismo tiempo se deja entrever el ansia de infinito que anida en el corazón humano. La pretensión de ‘poseer la luna’ en el fondo es la aspiración lo infinito. Si no se quiere emprender el camino del amor a la Verdad, al Bien, la Belleza, si no se quiere seguir la lógica que preside el orden natural de lo real, y se tiende al placer y al poder sin límites, se cae en el imposible endiosamiento humano.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

La lógica del poder absoluto, que salta por encima del bien y del mal, que no quiere detenerse ante ningún límite, porque el poder, si es poder, ha de ser absoluto, sólo tiene un fin: la destrucción

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies