Humanizar la salud
Comentarios (0)

Neurociencia y fe: El sistema de creencias como lugar de encuentro interdisciplinar

INTRODUCCIÓN DEL ARTÍCULO

Profesor José Víctor Orón

José Víctor Orón
Grupo mente-cerebro (ICS). UNAV

2. PLANTEAMIENTO: el "sistema de creencias personales".

Una puntualización primera es clarificar qué se entiende por sistema. La primera referencia en neurociencia al hablar de sistema es el de red. Una serie de núcleos cerebrales que se relacionan entre sí y cuya actividad conjunta y sincronizada es fundamental para tener éxito en la tarea. Hace ya tiempo que se rechazó la visión localizacionista, que conecta unívocamente un núcleo cerebral con una función mental. También se ve como insuficiente la visión modular que piensa que hay redes que a modo de módulos, más o menos independientes, son los encargados de dar soporte a la función [No es este el lugar de discutir la existencia de redes modulares o no. El libro de Pessoa (Pessoa 2013) es una buena crítica a ello. En el cerebro hay muchos elementos que actúan de moduladores de la función de otro, por lo que en la vida real no existe esa independencia. Hay que estar atentos a que muchos estudios de laboratorio reproducen situaciones artificiales para el sujeto donde se le pide implícitamente que haga desconexiones. ]. Todo el cerebro está en juego en todo, y esto ocurre en un diálogo flexible interior que apenas conocemos aún (Cole et al. 2013). Por lo que todo el cerebro está en activo para creer y hay una red que es clave en los procesos que se dan. Red que tendrá que sincronizarse con todas las demás, pues la sincronización es el lenguaje del cerebro (Wood et al. 2014; Canolty and Knight 2010). Además querer establecer una relación biunívoca biología-mente no funciona ni en áreas comúnmente muy especializadas como Broca-Lenguaje o amígdala-emoción [Broca se relaciona con el lenguaje en el 69% de los casos (Pessoa 2013, p193-196) y la amígdala puede activarse ante situaciones no emocionales simplemente como un cambio de tono en una secuencia de pitidos sin tener que ver con alegría, pena o demás, simplemente con novedad (Pessoa 2013, 7-39)].

Hace ya tiempo que se rechazó la visión localizacionista, que conecta unívocamente un núcleo cerebral con una función mental. También se ve como insuficiente la visión modular que piensa que hay redes que a modo de módulos, más o menos independientes, son los encargados de dar soporte a la función

Una vez indicado cómo se da ese diálogo en el interior del cerebro, habría que decir que la red de referencia para estudiar el mundo de las creencias es el "default mode" (DMN). Esta red se descubrió sin buscarla, como una pregunta indirecta. En las experiencias de neurociencia los sujetos son examinados para obtener una imagen funcional con resonancia magnética (fMRI) mientras se realiza una tarea. Pero, ¿qué hace el cerebro cuando el sujeto no hace lo que se le ha mandado? De ahí nace el nombre de "default mode", el modo por defecto (Raichle and Snyder 2007) [Por eso nacieron asociados el "default mode" y el "resting state". Pero poco a poco se verá que se trata de una red con su singularidad propia (Raichle and Snyder 2007).]. Esta red no ha recibido ningún otro nombre, pero resulta que se ha ido descubriendo que no es un estado tan gratuito dicha situación de ensimismamiento [Es la red que se activa notablemente cuando el sujeto está divagando, no centrado en ningún estímulo en concreto y que se desconecta cuando el sujeto se centra en una tarea. Pero esta red se irá descubriendo que tiene funciones como la meta-conciencia, la auto referencia y la propiocepción (Mason et al. 2007). Incluso estudios muestran que DMN “podría directamente modular la actividad en redes centradas positivamente en tareas”. (Uddin et al. 2009), afectando a rasgos del comportamiento como la impulsividad (Inuggi et al. 2014).]. El “default mode” se ve como un avance para la evolución por su capacidad prospectiva y simuladora de cara al futuro (Andrews-Hanna et al., 2010b).

El tema de la asociación entre DMN y situación basal puede dar mucho juego. Se llamaba actividad basal, como si se trata de un stand-by neurobiológico sin más valor, como que para vivir respiramos. Pero entender el DMN como el soporte del sistema de creencias es perfectamente congruente con la situación basal, si esta entendemos la situación basal como el marco conceptual que todo sujeto se hace de si y de su estar en el mundo y utiliza para interpretar el mundo y tomar decisiones. Y eso es congruente con que esa situación basal correlacione con patologías de mi forma de estar en el mundo, como es la depresión. Esto se desarrollará en el artículo.

Si tuviéramos que dar una definición, solo de valor descriptivo del sistema de creencias sería que el "sistemas de creencias personal" (SCP) es la representación abstracta y generalizada de lo que es el mundo, de lo que son las relaciones personales y de mí mismo. Y según la psicología del mundo de las creencias nos encontramos que son formadas básicamente a partir de las relaciones familiares del hijo/a con sus padres (Dekovic and Meeus 1997). También se van formando creencias al contarse historias de personas ejemplares (Dweck 2007). No surgen de un mundo teórico discursivo, sino por las experiencias de vida (Dweck 2000). Son las determinantes a la larga sobre las decisiones que toma el sujeto con mucha más fuerza que las situaciones emocionales o las relaciones con los iguales (que obviamente también tiene su importancia y según contextos puede hacer que todo se pierda) (Meeus et al. 2002). Son la garantía de tener una persona autorregulada y orientada con objetivos propios (Cleary and Zimmerman 2004). Las personas más inseguras en su identidad son las que dependen más fuertemente de las relaciones con el grupo (Grant and Hogg 2012; Hogg et al. 2007), lo cual nos podría hacer pensar en posibles problemas de susceptibilidad para la manipulación personal.

En el artículo proponemos que existe cierta relación entre el mundo de creencias y el "default mode" según vamos a desarrollar.

Uno de los avances que en la neurociencia ha hecho reconsiderar la importancia del "default mode", son los estudios del conectoma. El conectoma acabará descubriendo un "rich club" que parece ser la estructura global de soporte cerebral. Resulta que los elementos del "default mode" están presentes en el "rich club". Pero el "rich club" incluye elementos que no están en el "default mode". Y, por otro lado, como centro del "default mode" y del "rich club" se levanta el "precuneus", que es una zona cerebral escondida en el parietal medial. "precuneus" que “es lo más altamente desarrollado tanto en seres humanos como en los no-humanos primates u otros animales, tiene la más alta organización columnar y es entre las últimas regiones en mielinizarse” (Cavanna and Trimble 2006). Lo que lo hace que su rol sea “la implementación de un amplio rango de las funciones cognitivas de más alto grado” (Cavanna and Trimble 2006).

Ahora vale la pena que nos detengamos un poco a examinar estos tres elementos: "default mode", "rich-club" y "precuneus". Conocer el "default mode" y el "precuneus" nos servirá para entender la funcionalidad del "sistema de creencias personal", y conocer el "rich-club" nos servirá como paso inicial para saber cómo se sitúa el "sistema de creencias personal" en el conjunto del cerebro. Así se podrá entender que proponga que se renombre el "default mode" por el de "sistema de creencias personal" (SCP) o simplemente por el de “sistema de creencias” (SC).

Tras un breve análisis estructural (apartado 3.) de qué estructuras están soportando este sistema de creencias, pasaremos a ver la potencia que tiene en la vida de la persona. No se trata en el artículo sobre la calidad del sistema de creencias. Es decir habría que preguntarse también acerca de cuál es el sistema de creencias que hace bien a la persona. A lo largo del texto hay cosas que se van apuntando, pero el tema en sí no se desarrolla.


En el Equipo Pedagógico Ágora trabajamos de manera altruista, pero necesitamos de tu ayuda para llevar adelante este proyecto


¿Por qué hacernos un donativo?

COMENTARIOS

(NOTA) Los comentarios pueden enriquecer el contenido de los artículos; sin embargo, reflejan la opinión, sólo y exclusivamente, del comentarista y aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición. Para publicar un comentario es necesario estar registrado.

 

Este artículo aún no tiene comentarios publicados. Puedes ser el primero en darnos tu opinión.

 

Esta web utiliza cookies. Para más información vea nuestra Política de Privacidad y Cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies